Otra vez en casa (traducido de ‘Home Sweet Home Again”)

 

La casita chiquita se ha ido del nido, por lo menos por el momento. Después de un viaje valioso por I-95, ha llegado segura y bien al Centro de Congresos, todo listo para aparecer en el Flower Show (una exposición de flores). ¡Nuestra bebita está creciendo!

12802776_1139593006062295_7224504986386187381_n

Yo, por otro lado, he vuelto al nido. En noviembre, mudé devuelta a la casa de mis padres, y en diciembre me cumplí 25. No es la primera vez que he vivido en casa después de que me gradué de la universidad; entre viajes como mochilera y trabajos diferentes, he pasado unos meses cada vez en casa, incluso el verano que hice mi primera huerta en el patio.

10301437_10152200110348492_4002019923017657718_n

En el camino, Pavones, Costa Rica

 

Siempre estoy muy agradecida por tener un lugar para quedarme, por tener padres que me quieren y que no están muy preocupados de mi y adonde voy. Pero cada vez que volvió a casa, siempre me pasaba lo mismo; me agarra una ansiedad, un sentimiento de que he fracasado o que no soy independiente.

 

Pero esta vez están cambiando las cosas. La voz en mi mente está bajando. Poco a poco, estoy empezando a relajar, a respirar un poco mas profundamente. Por primera vez, después de mucho tiempo, estoy empezando a disfrutar bien vivir en esta casa con mi mamá, papá, y hermano. Estamos haciendo proyectos juntos (mi mamá dice que vamos a recordar este año como ‘el año del tiny house’), compartiendo las tareas, planificando la huerta. Hasta tenemos una lista de turnos para cocinar la cena. Cuando hace frio, hacemos un fuego en la estufa. Los jueves, la banda de mi papá de ukuleles viene para practicar. Los domingos, tomamos turnos haciendo una cena grande con otra familia. Tenemos planes grandes para limpiar el sótano.

unnamed

Jim ahora está parte de la familia también (hemos tomado su patio). Foto por Kathye Petrie.

Habíamos nacidos en una cultura muy divisiva, una que valora la competición y el individual mas que todo, y que fuerza la comunidad hasta los márgenes. Eso no es una noticia nueva. Mi mamá dice que en un momento se la dio cuenta de que vivimos todos juntos en este pueblo, pero que al final, todos estamos haciendo la vida solos. Nuestra sociedad forzó la familia a una caja nuclear, y la rompió mas después. Vivir con tus padres después de graduarse de la universidad, mudarse devuelto a su pueblo de origen – esos son cosas que estadounidenses se ven como debilidad o fracasa.

unnamed-1

Y acá, nosotros cuatro. Foto por Kathye Petrie.

Pero no pienso que los seres humanos son para vivir vidas tan separadas y solas. Hay un momento que me encanta del libro The Ascent of Humanity (“El ascenso de la humanidad”) en que Charles Eisenstein habla sobre comunidad. Buscaría la cita, pero mi libro está en Rusia con un amigo. Pero lo esencial que dice es eso; que la comunidad verdadera significa interdependencia, depender de otros, y ser dependido de.

482505.jpg

En poco tiempo, me voy a mudar, pero yo sé que continuaré a trabajar con mi familia, a depender de ellos, y que ellos dependerán de mi. Tenemos las semillas de comunidad ya sembrado en el suelo, tomando aire y agua y nutrientes, creciendo, dando comida, sombra, respirando agua devuelta al suelo, devolviendo al suelo. Todo esto para el mundo mas hermoso que nuestros corazones saben que es posible.

 

-Lucia

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s